Previous Next

Lucha Contra El Suicidio Hoy

Imprimir
Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado
 

Es una buena noticia leer que a nivel mundial las tasas de suicidio están disminuyendo, lo que significa que menos seres humanos se están quitando la vida. Sin embargo, el número de suicidios sigue siendo muy alto a nivel mundial. Bueno, un individuo que se suicida es demasiado: ¡no solo un número, sino una persona con un nombre, una familia y un país, un miembro de la humanidad, un hermano o una hermana!

Desafortunadamente, el suicidio sigue siendo una realidad trágica hoy. Se nos dice que alrededor de 800,000 personas mueren de suicidio, cada año. El suicidio es la segunda causa principal de muerte entre los jóvenes (entre 15 y 29 años). Es la causa principal de pérdida de vidas en algunos países desarrollados de Asia occidental.

En un estudio de la Organización Mundial de la Salud (OMS) sobre la oscura realidad del suicidio en el mundo, los autores concluyen: "Aunque se ha avanzado en la reducción de la mortalidad por suicidio en las últimas décadas, el suicidio sigue siendo prevenible causa de muerte en el mundo ". (Cf. OMS, septiembre de 2019, enBioethics Observatory, Institute of Life Sciences, UCV; publicado el 20 de octubre de 2019).

 

ÉTICA DEL SUICIDIO

El suicidio, o quitarse la vida (suicidarse), ha sido generalmente rechazado por la gente desde el comienzo de la historia humana, aunque no por todos. Hoy, algunos no creyentes presentan y defienden el suicidio, en particular la eutanasia, no como un mal, sino como una opción ética autónoma y libre.

Albert Camus afirma al comienzo de su famoso mito de Sísifo que el único problema filosófico serio es el suicidio, es decir, pensar si vale la pena vivir la vida, si la vida tiene sentido. Al comentar sobre esto, el escritor y filósofo Pedro García Cuartango piensa que la cuestión del suicidio está muy vinculada al significado de la vida. Además, piensa que el suicidio puede ser una opción para la persona humana, porque es libre. Por lo tanto, cuando hay un conflicto entre la vida y la libertad, el suicidio "racional" elige la muerte (Cuartango, ABC: 6 de septiembre de 2019).

El Cuarto Mandamiento Judeo-Cristiano dice "No matarás" - a ti mismo y a los demás. ¿Es el mandamiento absoluto? Lo es, pero su aplicación no fue así durante mucho tiempo: "No matarás" se interpretó como "No matarás a los inocentes". Esto explica por qué la pena de muerte para "los culpables" fue casi absolutamente aprobada por la Iglesia hasta las últimas décadas del siglo XX.

Desde la perspectiva de la fe, un argumento básico contra el suicidio es que Dios es el autor de la vida y el Señor de la vida y la muerte: "En su mano [de Dios] está la vida de cada ser vivo y el aliento de cada ser humano" (Job 12 : 10). San Agustín comenta: "No matarás" se refiere a todos, incluido uno mismo. ¿Por qué no a quitarse la vida? Por el amor a uno mismo y el amor a los demás, y el amor a Dios.

Santo Tomás de Aquino presenta claramente la enseñanza de la tradición cristiana al respecto. Sus tres razones contra el suicidio aún se consideran relevantes para nuestro tiempo (cf. STh, II-II, 64, 5). Se preguntó: Utrum alicui liceat seipsum occidere (¿Es lícito matarse?). El Doctor Angélico responde negativamente: (1) Cada persona ama su vida: suicidarse es contrario al primer principio de la ley natural o la ley del ser humano. (2) Quitarse la vida también es contra la caridad, contra el principio de solidaridad. Está en contra de la comunidad, porque cada ser humano, una persona libre con valor absoluto, es parte de la comunidad. Por caridad, por caridad perfecta, uno puede dar su vida por la salvación de los demás. El suicidio es, además, (3) Contra Dios. Por lo tanto, no hay buen suicidio, excepto el provocado por el Espíritu Santo (II-II, 64, 5 ad 4).

El suicidio directo es contra la justicia: contra el derecho inalienable a la vida. Es contra el amor al prójimo y la solidaridad: contra la unidad amorosa de la propia familia en particular (el suicidio hace que la familia sufra mucho); contra la comunidad en general y el mundo: cada persona es un individuo y un ser social, un ciudadano de una nación y del mundo. El suicidio es, más radicalmente, contra Dios nuestro Creador. El suicidio va en contra de las virtudes humanas y cristianas de coraje y esperanza. El valor dispone firmemente a los poseedores para resistir el miedo a los peligros en la vida. Es por eso que el martirio es la máxima expresión de coraje o fortaleza. El suicidio también está en contra de la virtud de la esperanza porque generalmente implica desesperación.

 

El Vaticano II se refiere al suicidio como "autodestrucción intencional". Es con el genocidio, el asesinato, el aborto, la eutanasia, etc., una infamia que envenena a la sociedad humana y "un deshonor supremo para el Creador (Gaudium et Spes, GS 27). San Juan Pablo II escribe: “El suicidio es tan moralmente objetable como el asesinato. La tradición de la Iglesia siempre la ha rechazado como una elección gravemente malvada ". Además, como leemos en el Catecismo de la Iglesia Católica, "ayudar a una persona a suicidarse es una injusticia imperdonable, una forma de cooperación gravemente inmoral en el mal:" La cooperación voluntaria en el suicidio es contraria a la ley moral "( CCC 2282). El suicidio asistido no manifiesta verdadera misericordia sino "una perversión de la misericordia" (Evangelium Vitae, EV 66)

CCC presenta un resumen de la enseñanza clásica de la fe cristiana sobre el suicidio (cf. CCC 2280-2283): solo Dios es el Señor de la vida y la muerte; los seres humanos son mayordomos, no dueños de su propia vida, y por lo tanto no pueden disponer de su propia vida como quieran, sino cuidarla desde su comienzo hasta su fin natural (cf. CIC 2280). El suicidio es contrario al amor propio y al amor al prójimo. Es, radicalmente, en contra de nuestro amor por Dios, quien nos creó a su imagen y semejanza y nos acompaña a través de la vida (cf. CIC 2281).

 

SE NECESITA MÁS ACCIÓN POSITIVA

Tomar la vida sigue siendo un grave problema social y moral en el mundo. Para abordarlo adecuadamente, se necesita transparencia para conocer verdaderamente la realidad del suicidio y sus muchas formas.

Desde una perspectiva ética y particularmente cristiana, el suicidio es objetivamente inmoral, un mal que hay que condenar. Pero los suicidios son cometidos por personas, por sujetos en sus situaciones concretas. Subjetivamente, la maldad del suicidio no puede ser percibida o evaluada como tal por el que se quita la vidadebido a condiciones psicológicas, culturales y / o sociales. El Papa Juan Pablo II escribe: "Aunque ciertos condicionamientos psicológicos, culturales y sociales pueden inducir a una persona a llevar a cabo una acción que contradice radicalmente la inclinación interior a la vida, disminuyendo o eliminando la responsabilidad subjetiva" (Evangelium Vitae, EV 66; cf CIC 2282). A menudo, quien se suicida es, o se siente, una víctima de una forma u otra. Probablemente, la mayoría de los suicidios se cometen con libertad y responsabilidad limitadas.

 

¿Por qué las personas se quitan la vida? Hay una variedad de razones. Una razón importante y frecuente: la vida no tiene un significado digno. Otras razones: desesperación, depresión, vergüenza, ansiedad, culpa, tabúes, una enfermedad grave crónica y progresiva, presiones familiares o sociales, dificultades financieras, soledad, una forma de protesta, una huelga de hambre mortal, miedo al acoso, etc.

Esos problemas están siendo abordados por expertos profesionales y médicos, asociaciones sociales y religiosas. Se está haciendo mucho y, de hecho, ¡hay mucho más por hacer! Las personas con problemas, incluidos los problemas mentales y / o sociales, deben recibir ayuda durante la vida para que el suicidio no tenga lugar. Las familias en particular, deberían brindar la mayor ayuda posible amando a todos, presenciando el amor por la vida, por los demás, por la creación de Dios. Deberían preocuparse especialmente por aquellos que podrían estar inclinados a intentar suicidarse. Asimismo las escuelas, diferentes asociaciones y grupos de pares. (Cf. José-Román Flecha, 2009). Los medios de comunicación de masas podrían ayudar más, tal vez, informando fielmente los datos de suicidios pero con prudencia: sin entrar en algunos detalles que podrían llevar a otros tan predispuestos a quitarse la vida.

En el contexto del suicidio, vemos la necesidad de una buena educación, una educación en valores y virtudes, incluida la búsqueda y la búsqueda de un significado digno para la vida, el sufrimiento y la muerte. La sociedad está obligada a proporcionar una buena educación en valores: libertad, verdad, justicia y amor, tolerancia, compasión. Debería proporcionar, tal vez, más asesoramiento y servicios médicos que ofrezcan integración integral de salud mental y social. La OMS ha propuesto un plan nacional para prevenir el suicidio.

La Iglesia, las familias y asociaciones cristianas están comprometidas a ayudar a todos a practicar el amor y la solidaridad y, de manera concreta, a aquellos que puedan estar dispuestos a intentar suicidarse. En una carta pastoral sobre el tema, el arzobispo José Advincula de Capiz, Filipinas, sugiere algo muy importante: la Iglesia está llamada a cultivar una "cultura de presencia", sobre todo entre los jóvenes.

Preguntas de conciencia: ¿Cuán responsable es el que se suicida? ¿Cuán responsable es la sociedad? ¿Cuán responsables somos cuando podríamos haber estado allí y no estuvimos? El hiperindividualismo en particular es un obstáculo para preocuparse y cuidarse unos a otros.

 

Una nota de esperanza: la práctica actual sobre el entierro de aquellos que se suicidan (excepciones, CIC, 1983, c. 1184) es un llamamiento a la misericordia de Dios y las oraciones de la Iglesia. “No debemos desesperarnos por la salvación eterna de las personas que se han quitado la vida. De maneras que solo él conoce, Dios puede proporcionar la oportunidad para un arrepentimiento saludable. La Iglesia reza por las personas que se han quitado la vida ”(CIC 2283). Otro punto importante: la fe cristiana pide a los creyentes que no juzguen a los demás sino que sean misericordiosos. Y siempre esperanzado.

La fe cristiana es esperanzadora. Su humanidad y fe piden a los cristianos y a otros que sean testigos de esperanza en el mundo, que den esperanza a aquellos que tienen poco o nada. La esperanza salva del suicidio. El poeta Tibullus dice en un poema que no se quitó la vida porque la esperanza en días mejores lo impedía (citado por Leandro Rossi). Se nos pide que esperemos en Dios y en su infinita misericordia, también para aquellos que optan por el suicidio.

Para terminar, recordamos el viejo dicho clásico: Odia el pecado donde hay pecado, ama al pecador. Amor significa comprensión, acompañamiento, solidaridad, cuidado, compasión y oración.

Por Fausto Gómez Berlana, OP.

(traducción)