Previous Next

Taiwán: Misa conmemorativa en honor del P. Fr. Jose Maria Arregui OP.

Imprimir
Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado
 

Como parte de las celebraciones conmemorativas de los 160 años de evangelización de Taiwán, la Misión Dominicana en Taiwán y la Parroquia de Santo Domingo en Kaohsiung celebraron el 40 aniversario de la muerte en honor del Cuarto Prefecto Apostólico de Taiwán y el Primer Prefecto Apostólico de Kaohsiung, Rev. Fr. Jose Maria Arregui Ipararregui OP, quien murió el 5 de agosto de 1979.

El vasco dominico Fr. José María Arregui (1903-1979) había trabajado en las misiones dominicanas durante más de cincuenta años durante este tiempo, se desempeñó como párroco en Lo Chhu, Yuanlin, Taichung en el centro de Taiwán y en Taipei. En 1947 fue nombrado Vicario Provincial de las Misiones Dominicas y al año siguiente asumió el cargo de Prefecto Apostólico de Formosa.

Con la llegada de los misioneros y el clero chino a la isla huyendo de la toma del poder comunista en China continental, su jurisdicción se redujo al extremo sur de la isla, donde se dedicó a organizar nuevas comunidades cristianas, abrir misiones y sentar las bases de la futura diócesis de Kaohsiung.

En 1961, renunció a su cargo para dar paso al establecimiento completo del episcopado chino en la isla, y así abrir el camino hacia el nombramiento del P. Fr. Joseph Cheng Tien Hsiang OP, un dominico chino en convertirse en el primer obispo de Kaohsiung.

Después de su renuncia, continuó su dedicación a las misiones, ya que se le asignó la tarea de evangelizar el suburbio norteño de Kaoshiung, el vasto distrito de San Min conocido como Aoya o la parte posterior de la estación de tren. Estableciendo así la parroquia de Santo Dominigo, que se convertiría en la principal Iglesia de las Misiones Dominicas en la ciudad con la transferencia de la Casa Central de la Misión en el complejo.

Estimado y venerado por todos por su bondad, generosidad y calidez humana, murió el 5 de agosto de 1979 debido a una enfermedad cardíaca como consecuencia de su edad y trabajo duro. Su funeral se celebró el 10 de agosto de 1979 con la asistencia de todos los obispos de la isla, el Prior Provincial de la Provincia del Santo Rosario, el clero nativo y las religiosas de varias congregaciones misioneras a quienes dio la bienvenida a su Prefectura. Fue enterrado en el cementerio de la misión en Wanchin, condado de Pingtung, entre sus hermanos y cohermanos que habían dado sus vidas y su juventud por la evangelización de la isla.

La misa conmemorativa fue presidida por el obispo de Kaohsiung, Rev. Mons. Peter Liu Chen Chung,asistido por el coordinador en funciones de la Misión, el P. José Ignacio Moronta Calles OP, el Vicario de la Viceprovincia de la Reina de China, el Fr. Tomasz Zalewski OP, Mons. Bosco Lin Chin nan, de Taiwán, varios sacerdotes diocesanos y los hermanos de la misión y de la Viceprovincia. Fr. Jarvis H. Sy OP, el párroco de la parroquia de Santo Domingo, predicó la homilía, mientras que la hermana Incarnata Chen Wen Chen OP, directora de recursos humanos de la escuela Beata Imelda, leyó la breve biografía del difunto prefecto.

Después de la celebración eucarística a la que asistieron muchos cristianos de la diócesis, así como muchas mujeres religiosas, especialmente nuestras hermanas dominicas que viajaron desde Taipei para asistir a las celebraciones, los honores funerarios tradicionales y la ofrenda de incienso fueron dirigidos por Obispo de Kaohsiung asistido por las dos superioras superiores en funciones de las entidades dominicanas, así como la Hermana Asunta Fang Chiu jing OP, Presidenta de las Superioras Religiosas Mayores de Taiwán, en representación de las religiosas de la isla, el Sr. Tsai Sinyi, Presidente de el Consejo Pastoral de Santo Domingo, en representación de los laicos; El Sr. Liao Sui kok, el antiguo catequista compañero del padre Arregui que evangelizó el distrito y la señorita Lee Siu ki, quien fue adoptado por el padre Arregui y sirvió en su hogar hasta su retiro en la Casa central dominicana.

Antes de esta celebración, una delegación de cristianos de la parroquia acompañó al párroco para rendir homenaje al prefecto amado en sus restos y ofreció incienso en recuerdo.

LA VIDA DE FR. JOSEMARIA ARREGUI IPARRAGUIRRE OP

El Cuarto Prefecto Apostólico de Formosa y primer Prefecto Apostólico de Kaohsiung, Reverendísimo P. Josemaria Arregui Ipparaguirre, fue el 3 de septiembre de 1903 en Barastegui (Guipúzcoa), en el corazón del País Vasco, en el norte de España. Ingresó en la Escuela Apostólica del Orden en La Mejorada (Valladolid) donde estudió latín y humanidades. (1917-1920). Se unió a la Orden de Predicadores de la Provincia de Nuestra Señora del Rosario, tomando el hábito y emitiendo su voto el 11 de septiembre de 1921 en el Real Monasterio de Santo Tomás de Ávila, donde continuó sus estudios de Ciencias Naturales, Filosofía y Teología Fundamental ( 1921-1925). Luego fue enviado al Provincial Studium Generale de Rosaryville (Nueva Orleans, EE. UU.) Para completar su formación teológica (1925-1928) y fue ordenado sacerdote el 25 de agosto de 1928. Pronto se fue al Lejano Oriente y después de terminar su año pastoral y examen como confesor en Manila, fue inmediatamente asignado a las Misiones dominicas en Formosa.

Llegó al puerto norteñode Kilung el 20 de marzo de 1929y fue enviado a estudiar el dialecto de Formosa en Taitiong y fue examinado por el p. Julián Villegas y el p. Elias Fernández en mayo de 1930.

El 15 de agosto de 1930, fue nombrado párroco de la misión en Lo Chhu Cheng(país de Changhua, Taiwán central) donde permaneció durante siete años. En 1934comenzó la evangelizaciónde Toatangchheng estableciendo un puesto de misión en el asentamiento. Durante este período también fue acusado del cuidado pastoral de Yunlin. Tanto en Lo Chhu como en la cercana Yunlin, estableció grupos juveniles, organizó bandas musicales para promover a los jóvenes a comprometerse con la vida de la Iglesia y sus ministerios.

En abril de 1936, fue enviado a la prefectura de Shikoku en Japón para perfeccionar su Nippongo, que era muy importante para ministrar en la isla en ese momento. Permaneció en Japón durante aproximadamente medio año. A su regreso, fue reasignado a Lo Chhu (8 de diciembre de 1936). Su regreso coincidió con la ordenación y la misa de acción de gracias del p. Raimundo Tu, el primer sacerdote ordenado indígena taiwanés que era de Lo Chhu y el Padre. Arregui organizó la celebración en toda la isla para la primera misa del sacerdote que se celebró en la fiesta parroquial de Lo Chhu.

En marzo de 1937, fue reasignado para asumir el trabajo pastoral en Taitiong hasta noviembre de 1942. El padre Arregui fue comprado en la prisión militar del 27 de diciembre de 1941 [1]al febrero de 42 [2].

Mientras servía como párroco de Taitiong, él y los otros misioneros españoles en la isla fueron encarcelados por el ejército japonés. aunque durante el curso de la guerra del Pacífico, sus movimientos fueron controlados por el gobierno colonial japonés. Desde noviembre de 1942 hasta octubre de 1947, fue transferido a la Iglesia Católica de Toatiutia (Taipei) donde se desempeñó como párroco.

El P. Arregui vio de primera mano la destrucción de la Iglesia Católica de Taipei cuando fue destruida por bombas estadounidenses el 31 de mayo de 1945. “(Él) estaba en la casa de la misión cuando cayó la bomba. La conmoción cerebral lo sacudió, y fue bañado con vidrios rotos y otros escombros, pero escapó sin ninguna lesión ".[3]

Con el final de la Guerra del Pacífico y la posterior rendición de Japón y el regreso de Formosa al gobierno chino, muchos cambios sociales comenzaron a suceder en la isla.

De 1946 a 1947, tuvo que asumir el cargo de Director de la Escuela Bendita Imelda con la salida del Director japonés y la ley china que establece que "solo los ciudadanos chinos o los extranjeros que pueden hablar el idioma pueden convertirse en Directores de Escuelas".

En mayo de 1947, el Capítulo Provincial celebrado en Manila lo nombró Vicario Provincial de la Misión. Pero fue solo en noviembre que este nombramiento se conoció en Formosa como las Actas del Capítulo donde no se publicaron ni enviaron. De noviembre de 1947 a mayo de 1948 asumió el cargo de Vicario Provincial y al mismo tiempo a cargo de la Misión Católica en Kagi (Chiayi) y ejerció su servicio a los hermanos.

El 5 de marzo de 1948 fue nombrado cuarto prefecto apostólico de Formosa. Asumió el cargo en la Iglesia del Santo Rosario de Kaohsiung el 6 de mayo.

En menos de un año (31 de diciembre de 1949), la Santa Sede dividió el Vicariato Apostólico de Formosa en el Vicariato Apostólico de Taipei y de Kaohsiung, que es el Vicariato del Norte y el Vicariato del Sur. El Vicariato del Norte fue confiado a la Congregación de los Discípulos del Señor, mientras que el sur fue asignado a Mons. Arregui hasta 1961. A lo largo de una década (1950-1960), la Santa Sede escupió más territorios del Vicariato del Sur, reduciéndolos así a los territorios de lo que ahora son las Prefecturas de Pingtung y Kaohsiung.

Durante su mandato como Prefecto Apostólico de Formosa y más tarde el de Kaohsiung (13 años), había contribuido enormemente en el desarrollo de la Iglesia en Taiwán, especialmente en el sur de Taiwán. Durante su mandato, Kaohsiung abrió un nuevo capítulo en la evangelización de la isla: el apostolado con las tribus indígenas en el sur de Taiwán específicamente entre las tribus Rukai y Paiwan que habían estado viviendo en las regiones montañosas de Kaohsiung y Pingtung.

Si bien la formación de un clero indígena había sido una prioridad en las misiones, desde el comienzo de su cargo había dado un gran impulso en el reclutamiento de vocaciones para el incipiente vicariato apostólico, estableciendo un dormitorio seminario dentro de las instalaciones de la Iglesia de la Catedral del Rosario y más tarde para Gotechu, entonces un suburbio de Kaohsiung. En 1959 inauguró el primer complejo de seminarios en la isla conocido como el Seminario de San José. Este seminario estableció una base firme para la Diócesis de Kaohsiung.

Consciente del papel fundamental de los laicos en la evangelización, promovió incansablemente la formación y el empleo de catequistas laicos para ayudar y apoyar a los misioneros extranjeros. Había organizado y formado un grupo de catequistas a quienes quería y amaba como si fueran suyos, convirtiéndose en su mentor, su amigo y su protector. También apoyó a la Escuela Catequética fundada por las hermanas SMIC para formar mujeres catequistas para la Diócesis.

Durante su mandato como Prefecto Apostólico de Kaohsiung, dio la bienvenida a varias entidades religiosas para servir a la Diócesis. Entre las religiosas, las primeras serían las Hermanas Concepcionistas Misioneras Franciscanas de la Madre de Dios, las Misioneras Dominicanas del Rosario, las Hermanas del Inmaculado Corazón de María y las Hermanas de la Sagrada Familia y las Hermanas Dominicas de San José de Ilanz. . Jugó un papel decisivo en ayudar a los Misioneros Religiosos de Santo Domingo a regresar a Kaohsiung y establecer su noviciado y casa de formación en la diócesis. Entre los religiosos, dio la bienvenida a los frailes dominicos de la provincia de Teutonia, los vicentinos, los franciscanos alemanes y los camilianos italianos. Estos misioneros comenzaron a establecer estaciones misioneras y parroquias dentro de la jurisdicción de la Prefectura. También apoyó contactos hacia Taitung en la parte sureste de la isla y las islas periféricas de los Pescadores.

En 1958-1959 supervisó las celebraciones del centenario de la segunda evangelización de la isla con una solemne misa, una exhibición misionera y una solemne procesión por las calles de la ciudad.

Bajo su liderazgo, se establecieron varias estaciones misioneras en la prefectura de Tainan. Pero en las prefecturas de Kaohsiung y Pingtung, comenzó la evangelización aborigen y pronto comenzó a ser la misión más exitosa en la isla, que continuaría creciendo y desarrollándose en los próximos años. Las incursiones iniciales para predicar la palabra de Dios en Taitung también comenzaron hasta que Taitung finalmente fue cedido a la jurisdicción de Hualien como lo es hoy.

Cuando los planes estaban listos para la reorganización completa de la jerarquía en la isla, aceptó humildemente la sugerencia a las autoridades de la Iglesia y presentó su renuncia para dar paso al establecimiento de la Diócesis de Kaohsiung con el nombramiento de un obispo chino en la persona de Mons. Joseph Cheng OP y el establecimiento de la Diócesis de Tainan.

Su acto de generosidad o "beau geste" marcó el comienzo de la indigenización de Kaoshiung que trajo el nacimiento de una verdadera Iglesia local. Esto allanó el camino para el nombramiento de su hermano chino Mons. Joseph Cheng Tien Hsiang OP como primer obispo de Kaohsiung en 1961. Terminó su cargo como Prefecto Apostólico el 9 de junio de 1961, cuando el nuevo obispo tomó posesión de la Iglesia Catedral.

Después de su retiro, regresó a su comunidad religiosa y continuó su vida como misionero. Fue nombrado como Superior de la Cámara de la Casa Central y continuó sirviendo a la Diócesis como consejero.

Luego se le asignó la tarea de evangelizar la parte norte del conocido distrito de San Min de Metrópolis, que estaba en el lado norte de la estación de tren de Kaohsiung, y escasamente poblado, pero era un distrito residencial y comercial emergente. Con su ex seminarista y ahora catequista Liao Kok Sui, comenzó a alquilar una pequeña tienda en el mercado local y comenzó a predicar el Evangelio. Sus esfuerzos finalmente dieron sus frutos con la fundación de la parroquia de Saint Dominic. La población de la parroquia se fortaleció aún más por los cristianos originarios de la Catedral o de Gushan que habían comprado sus casas y tenían negocios en el distrito, aparte de una gran cantidad de inmigrantes cristianos del centro de Taiwán que vinieron a vivir al distrito. También dio la bienvenida a los catecúmenos de habla mandarina a la parroquia, e incluso empleó a una catequista de tierra firme para servir al rebaño de habla mandarina.

El Vicariato también decidió buscar un lugar para establecer la Casa Central de la Misión y, finalmente, se encontró una propiedad en las cercanías. Así, la Diócesis cedió la Iglesia a la Orden y S. Dominic se convirtió en parte del complejo de la Casa Central, como podemos ver hoy en la calle Ha Er Pin, a tiro de piedra del mercado donde comenzó la evangelización.

Finalmente, la Iglesia y la Casa Central se completaron con viviendas para el catequista y el Salón del Catecismo en 1967. Como en sus días en Lo Chhu, en Taipei y Taitiong, el P. Arregui no solo dio importancia en la instrucción catequética y moral de los fieles, También apoyó la formación de Consejos Pastorales Parroquiales, grupos de Jóvenes Cristianos y el Coro de Jóvenes. Era muy recordado por su gran amor por los niños y preguntaba su paradero si se ausentaban de la escuela dominical o de la Iglesia. Se desempeñó como párroco hasta 1973 cuando tuvo que retirarse debido a su salud deficiente y años de dificultades. Sin embargo, a pesar de todo esto, continuó ayudando en los diversos ministerios de la casa, celebrando misa en la parroquia, asumiendo la capellanía de las hermanas dominicas, escuchando confesiones y estando disponible para los frailes, sus antiguos colaboradores y cristianos de toda la isla.

En 1978, con motivo de su jubileo de oro de ordenación, los frailes y la diócesis organizaron una celebración sencilla. Aunque simple y discreto como siempre había querido, no disminuyó la reverencia y el amor duraderos de muchos hacia este venerable hombre. Su salud comenzó a fallar aún más, especialmente después de una operación de la próstata en Tainan.

El domingo 5 de agosto de 1979, a las cuatro de la tarde, respiró por última vez y murió en la gracia y la misericordia del Señor. Fue un día propicio para ofrecer su alma a Dios, ya que era el domingo más cercano en honor de Santo Domingo, su amado Patriarca y la fiesta patronal de la parroquia que había fundado y trabajado en el crepúsculo de su vida misionera y también la fiesta litúrgica de Nuestra Señora de las Nieves --- la Virgen Madre de Dios, quien como dominicana y vasca devota se dedicó a lo largo de su vida.

Los solemnes funerales se llevaron a cabo en la tarde del 10 de agosto, con la asistencia de una gran cantidad de cristianos de toda la isla, el episcopado chino y el clero, así como los hermanos de los tres vicariatos y miembros de la familia dominicana.

Fue enterrado en el cementerio del Vicariato en Wanjin (condado de Pingtung). El autor de su nota oficial de obituario para el Capítulo Provincial termina con este párrafo: “Debajo de las coronas funerarias y los ramos de flores, las pancartas reverentes y las inscripciones chinas para honrar su funeral y haber cubierto su tumba, descansan los restos de un muy buen hombre. y un héroe de Dios,cuyas contribuciones nadie podría ni alabar, sino que soplarán algún día con el resurgimiento de la Iglesia Católica en China "[4]

Mons. Arregui había pasado 50 años y cinco meses haciendo trabajo misionero en Taiwán. De los cuales asumió el cargo de Vicario Provincial durante nueve meses y se convirtió en Prefecto Apostólico de Formosa durante un año y nueve meses, Vicario Apostólico de Kaohsiung durante once años y tres meses. Asumió así el liderazgo de la Diócesis durante trece años y contribuyó en gran medida al desarrollo de la Iglesia taiwanesa con nuevas parroquias y ministerios y estableció una base sólida para el cristianismo que ahora podemos presenciar personalmente.

[1] Personal typewritten notes. P. 2

[2] Obituary, ACPR, 1981, p. 132.

[3] Report of C. Montero… Hundred years… p. 281.

[4] Obituario, ACPR, 1981, pp. 132.

 

Por Fr. Jarvis Sy, OP.

(traducción)