PLACUIT DEO: REAFIRMANDO EL SIGNIFICADO DE LA SALVACIÓN CRISTIANA HOY

Ratio: 0 / 5

Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado
 

Por:  Fr. FAUSTO GOMEZ BERLANA, OP

A modo de introducción.En una reciente Carta a los Obispos de la Iglesia Católica, la Congregación para la Doctrina de la Fe del Vaticano reafirmó, en diálogo con la cultura moderna, el significado y las implicaciones de la salvación cristiana. La carta importante se titula Placuit Deole agradó a Dios. Está Subtitulado Sobre Ciertos Aspectos De La Salvación Cristiana. Fechado el 22 de febrero de 2018, fue aprobado por el Papa Francisco el 16 de febrero y presentado en el Vaticano el 2 de marzo. La carta es breve, profunda y fácil de leer, ¡y conmovedora!

Placuit Deo (PD)está dividido en seis secciones. Los seis subtítulos concretosson los siguientes: Introducción (I), El efecto de los cambios culturales actuales en el significado de la salvación cristiana (II), El deseo humano de salvación (III), Cristo, Salvador y Salvación (IV), Salvación en la Iglesia, Cuerpo de Cristo (V) y Comunicando la Fe, en Expectativa del Salvador (VI). Al presentar la nueva Carta en el Vaticano, el Prefecto de la Congregación para la Doctrina de la Fe, el Arzobispo Luis Ladaria, SJ, declaró que Placuit Deocontinúa desarrollando la Declaración Dominus Iesus (6 de agosto de 2000) de la misma Congregación para la Doctrina de la Fe , donde leemos: "El punto fundamental del documento (Dominus Iesus) es la universalidad salvífica de Cristo".

Los diferentes temas interconectados se distribuyen en quince números con 25 notas al pie. Las fuentes y referenciasde la Carta de la Congregación para la Doctrina de la Fe nos hablan de la enseñanza tradicional de la Iglesia sobre la salvación en un nuevo contexto cultural. Las principales fuentes y referencias teológicas son: las Sagradas Escrituras y la Tradición cristiana, a través de las enseñanzas básicas del Vaticano II sobre la cuestión de la salvación, y los documentos relevantes posteriores al Vaticano II del magisterio de la Iglesia. La fuente más citada de lejos es la Sagrada Escritura, seguida por el Papa Francisco (12 veces) y el Vaticano II (8 veces). Otras referencias citadas son: Santo Tomás de Aquino (3), San Agustín (2), y uno de San Ireneo, San Juan Pablo II, Benedicto XVI, el Consejo Pontificio para el Diálogo Interreligioso y la Comisión Teológica Internacional.

¿Cuál es el propósito de la Carta del Vaticano?No para impartir una nueva enseñanza, sino para presentar la doctrina tradicional y clásica de la Iglesia sobre la salvación de Jesucristo, y defenderla de las dos herejías renacidas en parte de la antigüedad con diferentes vestimentas, a saber, el gnosticismo y el pelagianismo, que aparecen como "Peligros perennes por malentender la fe bíblica" (PD, números 2 y 3). El gnosticismose desarrolló a través de los siglos primero y segundo, mientras que el pelagianismoen el siglo quinto de la cristiandad.

¿Cuál es la nueva vestimenta del gnosticismo?El neo-gnosticismo promueve "un modelo de salvación que es meramente interior", subjetivo e individualista. Su principio básico es que uno puede alcanzar la salvación por su propio esfuerzo. Además, incluye la enseñanza que considera la carne, nuestro cuerpo humano como un obstáculo para la salvación personal, lo que es posible -dicen- cuando la persona se libera del cuerpo y del universo material. Para el Neo-Gnosticismo, entonces, no hay necesidad de un salvador externo, ni del cuerpo, ni de una relación con otros seres humanos. De hecho, el neo-gnosticismo afirma que la salvación es "libertad del cuerpo y de las relaciones concretas en las que vive una persona" (PD, 14). Leyendo Placuit Deo, uno se da cuenta de algunas espiritualidades sin Dios que proponen un empoderamiento interior personal similar sin ayuda externa, y también de espiritualidad de la "Nueva Era".

¿Qué hay de nuevo en la presentación actual del pelagianismo?Placuit Deohabla de las "tendencias del neo-pelagianismo de hoy" (PD, 3). La nueva forma de Pelagianismosobrevalora nuestra autonomía personal y nuestras posibilidades. Sin necesidad de la ayuda de Dios; sin necesidad de la gracia del Espíritu; no hay necesidad de un salvador; podemos vencer nuestra fragilidad y debilidad por nosotros mismos. La persona humana puede unirse a Dios mediante sus poderes (véase PD, 2). Jesús es un buen modelo para la humanidad, solo eso. Este prometedor poder individualista y autónomo del ser humano impregna gran parte de la cultura moderna. En los años 70 del siglo pasado, el grito no solo de los jóvenes fue: "Tengo que ser yo". En este nuevo contexto, mi atención se llama “transhumanismo”, una ideología y movimiento futurista: una nueva utopía centrada en la mejora progresiva del ser humano más allá del cuerpo, y con la ayuda de tecnologías sofisticadas y avanzadas. Su objetivo: los humanos se vuelven "transhumanos", "sobrehumanos" e incluso pueden llegar a la tierra -algunos de los defensores afirman- la "inmortalidad digital".

Existe la necesidad de un Salvador. El ser humano, cada ser humano quiere ser feliz y desea la salvación. Este anhelo de felicidad, de salvación, no es una elección sino parte de la naturaleza humana. Las personas son peregrinos en la búsqueda constante de la felicidad y la salvación total. Muchos seres humanos centran su atención en la salud, la riqueza, el poder, el placer, la ciencia y la tecnología (véase Santo Tomás de Aquino, Summa Theologiae, I-II, q.2). Sin embargo, más temprano que tarde, generalmente se dan cuenta de que estos -y otros- objetos terrenales de felicidad perseguidos no les dan una felicidad constante, pero no mucha. El amor verdadero, no fácil, puede darnos una verdadera felicidad. Sin embargo, nos damos cuenta más temprano que tarde de que por nosotros mismos no podemos lograr la felicidad o la salvación debido a muchas cosas: errores, debilidad, enfermedad, egoísmo y, al final, la muerte. Recuerdo las palabras de Albert Camus: "Los hombres mueren y no son felices".

De hecho, para ser felices, los seres humanos necesitan ayuda externa. Para poder cumplir -en parte en esta vida y totalmente en la siguiente- su anhelo natural de felicidad, necesitan un Salvador. Y empiezan a hacerse preguntas fundamentales sobre la vida: ¿quién soy? ¿A dónde voy? ¿Cuál es el significado de la vida? Los judíos estaban conscientes de este anhelo insatisfecho de felicidad durante su esclavitud en Egipto. Dios vino a su rescate, y les prometió un salvador, un Mesías, a quien envió en la Persona de su Hijo Jesucristo. Como San Juan escribe en su Evangelio: Dios amó tanto al mundo que le dio a la humanidad a su Hijo, nacido de María. Dios el Padre, a través de Jesús, su Hijo, en el Espíritu ofrece felicidad relativa pero real en esta vida y felicidad total - salvación - en la otra vida. La vida de Jesús, la muerte en la cruz y la resurrección prueban la verdad de su enseñanza: Él es el Camino a la felicidad aquí y en el más allá. Creer en Jesucristo es encontrar a la persona de Jesús, que es el Hijo de Dios y de María, el Camino, la Verdad y la Vida. Esta salvación es la salvación de la persona completa, que es el cuerpo-alma (ver PD, 2). Por lo tanto, el cuerpo físico no es una prisión, un mal ni un obstáculo para la felicidad real, sino parte esencial y unida de la persona humana, que es el cuerpo-alma, el espíritu encarnado, creado por Dios y destinado a una vida eterna con él. La salvación de Jesús es para toda la humanidad.

Jesús, el Salvador universal, invita a todos los creyentes e incrédulos a la salvación: Dios desea la salvación de todos, y Jesús murió por todos, y la gracia del Espíritu obra en todos los corazones en "caminos no vistos" (Vaticano II, GS, 22; ver PD, 15).

El significado renovado de la salvación. La salvación cristiana - afirma la CartaPlacuit Deo- "consiste en la unión con Cristo, quien, por su Encarnación, muerte y resurrección ha traído un nuevo tipo de relación con el Padre y entre las personas humanas, y nos ha introducido en estas relaciones, gracias al don del Espíritu, para que podamos unirnos al Padre como hijos en el Hijo y llegar a ser un cuerpo en el 'primogénito entre muchos hermanos' "(Rom 8: 9; PD, 4). La salvación comienza con aceptar a Jesús y recibir su gracia: la gracia del Espíritu, que sana nuestra naturaleza herida y la eleva al nivel de la divinidad. Verdaderamente, la posesión de la gracia divina hace que las personas participen de manera limitada en la naturaleza misma de Dios (2 Pedro 1: 4). La gracia nos hace hijos de Dios, Uno y Triuno. La salvación es comunión con la Santísima Trinidad (ver PD, 13).

Esta salvación de la fe comienza con Dios, desciende a nosotrosa través de Jesús que se hizo hombre, y asciende a Dioscon la necesaria ayuda de la muerte y resurrección de Jesús, el Hijo encarnado de Dios. Por lo tanto, el hombre no puede salvarse a sí mismo, como sostienen los pelagianos, ni puede encontrar la salvación mediante la fusión interior del individuo con lo divino (PD, 12), como afirman los gnósticos, sino a través de la primacía de la gracia de Dios y la redención de Jesús, quien se convirtió en uno de nosotros "se unió de alguna manera con cada hombre y mujer" (Vaticano II, Gaudium et Spes, 22; ver PD, 10). La salvación, entonces, "consiste en incorporarnos a nosotros mismos en su vida [de Jesús], recibiendo su Espíritu (véase 1 Jn 4:13). Jesús, por lo tanto, es a la vez nuestro Salvador y nuestra Salvación.

La salvación se recibe en la Iglesia. La salvación cristiana es recibida por hombres y mujeres como seres humanos individuales y como miembros de la comunidad de creyentes, la Iglesia, el Cuerpo Místico de Cristo, donde, con el Señor como cabeza, uno se convierte en miembro por su bautismo y crece en gracia y amor a través de la digna recepción de los Sacramentos, en particular la Eucaristía y la Penitencia.

En la peregrinación hacia la salvación total en el cielo, los seguidores de Jesús practican las obras de amor hacia todos los vecinos, con especial énfasis en los necesitados y los vecinos pobres (ver Mt 25,31-46). El Juicio Final se enfocará, según nuestra fe, en la presencia o ausencia del amor compasivo del prójimo necesitado a lo largo de la vida.

Aceptar la salvación ofrecida por Jesucristo implica necesariamente anunciar las Buenas Nuevas de la salvación, proclamando a Jesucristo como el Salvador, nuestro hermano, nuestro amigo.

A modo de conclusión. Afirmamos que la Carta del Vaticano Placuit Deoreafirma poderosamente que Jesús es el único Salvador y Salvación. Esta salvación es "total", es decir, de cuerpo y alma, y ​​de toda la humanidad. Es "el destino final" al que todos los hombres son llamados por Dios, porque somos "ciudadanos del cielo" (Filipenses 3: 20-21).

Señor, Tú nos has hecho para ti y nuestros corazones están inquietos hasta que encuentran descanso en Ti (San Agustín, Confesiones, I, 1; ver PD, 6).