Previous Next

Lectores y Acólitos, no permitan que el desaliento los supere.

Ratio: 0 / 5

Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado
 

En ocasión de la instalación de lectorado y acolitado de nuestros hermanos el pasado 1 de mayo, compartimos con ustedes la homilía que el Padre Provincial, Bonifacio Solis, OP he predicado:

Acepté gustosamente su solicitud de ser instalado como Lectores y Acólitos por recomendación del Maestro de Estudiantes y los responsables de su capacitación sobre la presunción de que está listo para permanecer en su vocación hasta la muerte. Dios, que sabía que antes de que fueras creado y concebido, en tu providencia, te ha llamado de tantas maneras diferentes y misteriosas y te ha guiado en tu vocación. Antes de formarte en el vientre te conocía, y antes de que nacieras te consagré (Jer 1: 5). Entiendo que deseas decir libremente: aquí soy el Señor para hacer tu voluntad. Dejen que su vida y la nuestra siempre estén listas para servirlo a Él y a su pueblo con generosidad y en fidelidad a la vocación recibida. Como dominicos estamos llamados a predicar y convertirnos en instrumentos de la misión de Dios para su pueblo.

Dos palabras han sido mencionadas en la liturgia de hoy: amor y fe. Deje que su amor por su reino sea el mismo que el que el Señor tiene para usted y su fe permanezca fuerte como Jesús oró por sus discípulos. Permítale, a través de su gracia, continuar aumentando nuestra poca fe para que con convicción interior podamos servir a su pueblo y transmitirles el fuego de amor que experimentamos en nuestra comunión en el cuerpo místico de la Iglesia.

Permítanme parafrasear algunos pensamientos del Santo Padre: Todos estamos llamados a ser santos al vivir nuestras vidas con amor y al dar testimonio en todo lo que hacemos, donde sea que nos encontremos. Un predicador no puede proclamar la palabra a menos que sea quemado por el ardiente amor interior por la Palabra y la verdad que está llamado a proclamar y por la convicción de que el Señor obra a través de él. Permitan que el Espíritu actúe y les hable a ustedes y a través de ustedes.

Seamos santos viviendo nuestro compromiso con alegría buscando el bien común y renunciando al beneficio personal. Nadie está obligado a hacer más de lo que se le ha otorgado la gracia de hacer; sin embargo, en nuestro compromiso no podemos descansar a menos que vivamos plenamente lo que Él nos transmite en su Palabra y nos permitamos ser evangelizadores por lo que proclamamos.

Los aliento a que se entreguen por completo y abracen ese plan único que Dios quiso para cada uno de nosotros desde la eternidad. Si estamos enamorados de nuestra vocación y al que nos ha llamado a este servicio, podremos recurrir a la energía interna para responder con generosidad al regalo extraordinario de la llamada, sabiendo que no somos nosotros los que servimos y predicamos, sino Aquel que nos ha elegido para esta misión. Permítanos lleve a cabo su plan y sus deseos, teniendo en cuenta y en el corazón la convicción de un SÍ y nunca de una DUDA.

El llamado a la santidad se dirige a todos nosotros en general y de manera personal a cada uno de nosotros: "Sed santos, porque yo soy santo"(I Pedro 1:16). Todos los fieles, cualquiera que sea su condición o estado, son llamados por el Señor -cada uno a su manera- a esa perfecta santidad mediante la cual el Padre mismo es perfecto (LG 11). Dejen que todo en su vida se abra a Dios en cada situación. Él puede hacernos mejores y hacer milagros en nuestra propia condición personal, porque nada es imposible para Él. Estas palabras no necesitan comentario: 1) La santidad y la perfección son el compromiso que emprendimos, a través de nuestra consagración, ya que hemos decidido y fuimos elegidos para abrazar el tipo de vida que Jesús eligió y vivió. Este es un proceso de vida en el que la confianza en su poder es la fuente de nuestra fortaleza. 2) Debido a que todos los fieles están llamados a la santidad, nuestra vocación y servicio deben estar orientados a ayudarlos y guiarlos en su forma de vida para amar y vivir en el Señor; 3) Cuando permitimos que el Señor esté al mando, todo en nosotros busca su voluntad y su propósito en nuestra vida. Sin embargo, se requiere generosidad y disponibilidad de aquellos que quieren ser suyos total y completamente.

Al comenzar a servirlo en sus deberes como Lectores y Acólitos, no permitan que el desaliento los supere. Lo importante es que cada creyente discierne su propio camino, que saca lo mejor de sí mismo, el regalo más personal que Dios ha puesto en sus corazones (I Corintios 12: 7), en lugar de tratar de imitar algo eso no es para nosotros Hay muchas maneras de dar testimonio y hemos adoptado el servicio a la Palabra, que presenta la verdad, y el Sacramento de la Eucaristía, fuente de alimento espiritual, por esta razón estás a punto de recibir ambos ministerios.

Por lo tanto, ya que el Señor ha elegido a cada uno de ustedes para ser santos y sin mancha delante de Él, en amor, asuman la tarea de proclamar la Palabra, instruir a los catecúmenos y distribuir el bendito sacramento a los enfermos donde sea que surja la necesidad, en el nombre de aquel que te ha elegido para este servicio (véase Efesios 1: 4). Recuerde que como ministros no son completamente ustedes mismos a menos que pertenezcan a la iglesia y a las personas a quienes están llamados a evangelizar. Solo entonces puede estar seguro de ser fiel a la llamada y al servicio que generosamente abrazó.

En la historia de las misiones cristianas hay tantos hombres y mujeres dedicados cuyos nombres solo conoce Dios. Sin embargo, no podemos negar la existencia de tantos hombres y mujeres consagrados y fieles consagrados como laicos que han confesado heroicamente y han dado testimonio de su amor y fe en innumerables servicios. Solo descubriremos la verdad de esta declaración y su fundamento teológico, en ese día cuando todo lo que está oculto se revela.

Fr. Bonifacio Garcia Solis, OP