En Honor a mis Profesores

Ratio: 0 / 5

Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado
 

 

Después de que Albert Camus recibió la noticia del Premio Nobel de Literatura, escribió una carta a su maestro, Monsieur Germain (noviembre de 1957): “Me han dado un honor demasiado grande, uno que ni busqué ni solicité. Pero cuando escuché las noticias, mi primer pensamiento, después de mi madre, fue de ti. Sin ti, sin la mano cariñosa que extendiste al pequeño niño pobre que era, sin tu enseñanza y ejemplo, nada de esto hubiera sucedido. A pesar de los años, tu pequeño escolar nunca ha dejado de ser tu alumno agradecido ".

Como Camus, como muchos otros, yo, un estudiante perpetuo, debo una gratitud eterna a mis maestros y profesores: a aquellos que me acompañaron y me guiaron en mi "peregrinación a la madurez ética"; A quienes me dieron educación formal y no formal. Solo puedo mencionar aquí algunos, que son representantes de todos.

De nuestros padres, Maudilio y Florencia, mis otros tres hermanos y dos hermanas aprendieron las lecciones más esenciales y permanentes de la vida, sobre todo, de amar. De nuestro padre, un excelente agricultor, aprendimos a hacer lo que teníamos que hacer bien y, en particular, aprendemos los valores de justicia, honestidad y veracidad. Lo que más había aprendido de su maestro, don Mariano, su tío. Nuestra madre era la perfecta madre y esposa y ama de casa. Ella vivió un estilo de vida simple, totalmente dedicado a su familia y a Dios. Mi padre me dijo una vez: "Tu madre tenía dos clases especiales de amigos: los santos y los pobres". De ella, aprendimos de sus hechos a ser sensibles a los pobres, a perdonar y a orar. Su oración fue muy poderosa, creo: ella le pidió a Dios un sacerdote y ¡ella consiguió uno! Y si continuó siendo un sacerdote dominico a través de la confusión de los años 60 y 70, y hasta ahora, se debe, por supuesto, a las gracias inmerecidas de Dios, y también en parte a las continuas oraciones de mi madre (y de la Madre María).

Mi hermana Laurentina está parcialmente incapacitada mentalmente, o mejor dicho, tiene una capacidad diferente, pero se maneja bien, entiende, conversa y hace cosas diferentes. El médico nos dijo que durante toda su vida (ahora tiene setenta años), ella tendría psicológicamente entre los 12 y los 14 años. Se necesita muy poco para hacerla feliz, solo una verdadera expresión de amor. Ella continúa enseñándome a apreciar las pequeñas cosas de la vida: un beso, una sonrisa, una mirada apreciativa, un paseo, un comentario divertido, una taza de café ... Laure es la única persona en el mundo que me ha dicho más de dos veces: "Estoy tan feliz de que no haya más espacio en mí para ser más feliz". Ella me enseña a respetar y estar cerca de los "diferentes" hermanos y hermanas entre nosotros.

Recuerdo con gratitud a mi maestro de primaria, Don Jacinto. Creía en mí y en mi futuro. Él quería que yo estudiara. En ese momento, la única posibilidad para los niños rurales simples era una escuela dirigida por hombres religiosos. Entonces él me pidió, y un compañero de clase, que fuera a los dominicos de la Provincia de Nuestra Señora del Rosario. Yo si. Estaré eternamente agradecido a Don Jacinto Santos por poner la primera piedra en el edificio de mi vocación sacerdotal y dominicana.

Mi profesor de religión en secundaria, el P. José Cuesta, OP., fue un profesor entusiasta y apasionado apasionadamente enamorado de su materia. Nunca me distraje en sus clases porque él enseñó con pasión y entusiasmo, y nos hizo parte de las historias. Las palabras del gran Plutarco vienen a la mente: "La mente no es un recipiente que debe llenarse, sino un fuego que debe encenderse". Desde mis maravillosos días de escuela secundaria, la gratitud me obliga a mencionar al menos dos grandes maestros que nos presentaron Los escritores clásicos españoles, griegos y romanos: dominicos Félix Gil y Félix Tejedor.

De nuestro noviciado dominicano, recordamos a un maestro maravilloso: nuestro maestro, el P. Ricardo Rodrigo fue para nosotros un abuelo sabio único: amable, piadoso, familiar, enamorado de su vocación y en nuestro servicio total. Hay un evento que nunca olvidaré: mientras nos explica la Presentación de Jesús en el Templo (2 de febrero), con un increíble amor paternal en su rostro: ¡qué sonrisa! -, se imaginó a sí mismo sosteniendo al niño Jesús en sus manos. Se veía tan real. Gracia asombrosa! Era como Simeón.

Florencio Muñoz, entonces dominico, fue nuestro maestro de homilética, predicación y pedagogía. Un predicador y escritor elegante, era para sus estudiantes de filosofía muy accesible y amable, y nunca se enojó con nosotros. Nos enseñó a hablar en público, a predicar, a hablar en radio (fundó una subestación de radio en nuestro convento que estaba vinculada a Radio Ávila) y también a apreciar las películas.

De mis estudios eclesiásticos tengo que mencionar al p. Claudio García, excelente profesor de eclesiología y misiología. Me presentó y me animó a escribir artículos. Me consideré su discípulo hasta que falleció hace unos años. Siempre fue actualizado sobre bibliografía teológica y nuevas tendencias.

P. Marcos Fernández Manzanedo, quien nos enseñó psicología racional, le encantaba citar a destacados escritores contemporáneos españoles. Un día nos dio un examen escrito. Al día siguiente me hizo en clase las preguntas del examen. Gracias a Dios, pude recordarlo y responderle correctamente (entonces mi memoria era buena, ¡pero de corta duración!). Muchos años después, el profesor me dijo en Roma: “Lo siento. Sospeché que hacías trampa ”. Esa fue una magnífica lección de humildad que uno nunca olvida. Otra lección importante que me enseñó, también en Roma: “Creo que los frailes son buenos; Me he encontrado con dos santos: el P. Vidal Fueyo y el P. Luis López. ¿Por qué? Él me respondió: "Estos dos nunca criticaron a nadie".

Entre mis profesores de la Pontificia Facultad de Teología de la Provincia Dominica de San José en Washington DC, recuerdo bien al Padre Maurice Bonaventure Schepers, OP., nuestro profesor de teología moral, cantor y mi supervisor de la tesis para el grado de Lector. Era un hombre de Dios: orante, competente, amable, humilde y respetuoso.

Fray Gregorio, un hermano dominico filipino asignado como yo a la Universidad de Santo Tomás, Manila (en la década de 1970), me enseñó la sencillez, la alegría y la vida fraterna. Como Fray Valentín, otro encantador hermano dominico, me dijo: "Fray Gregorio es un santo man", un hombre de hoy. De hecho, era un santo: nunca enojado, nunca impaciente, siempre accesible y disponible, servicial, muy amable con todos, y profundamente orante. Me enseñó con praxis lo que es la verdadera fraternidad y la dedicación fiel y alegre al trabajo diario.

El Chato, P. José Pérez, un hermano sacerdote dominico de un pueblo encantador en Ávila cercano al mío, tenía un maravilloso sentido del humor. Se dedicó a su labor escolar y pastoral. En tiempos de sufrimiento y oscuridad para nosotros, él estaba allí para hacernos reír sin lastimar a nadie. Y luego, un día (aún no tenía 65) el médico le dijo que tenía cáncer en el estómago. Me entristecí mucho, y le dije. Su respuesta: "Fausto, ahora es el momento para que yo lleve a cabo en mi vida lo que he predicado a otros sobre el significado del sufrimiento y sobre cómo aceptarlo por amor de Cristo, y así imitarlo". ¡Una lección admirable!

Otra dominico al que nunca olvidaré es el P. Silvestre Sancho, quien, como nuestro superior, estaba personalmente preocupado por los estudiantes: con nuestra vida, nuestros estudios y nuestras necesidades personales, en particular los libros que teníamos, o queríamos, comprar. Como persona mayor, el P. Sancho era muy fraternal, familiar, dialógico, orante, y un maravilloso confesor.

El Dr. Ángeles Tan Alora MD es un modelo de creyente profesional: un médico de medicina competente, compasivo y comprometido. Filipina, tiene un amor apasionado por su vocación. Su compromiso con la bioética es asombroso: a los 80 años, Angie aún está ansiosa por aprender y buscar nuevas formas de ayudar a los estudiantes y a los jóvenes doctores y enfermeras en la ética de la práctica médica.

Permítanme agregar un nombre más: el Venerable Fulton Sheen. Él es mi modelo de predicar la Palabra de Dios. Cuando era estudiante en Washington DC, él era mi icono. Su predicación fue muy conmovedora, atractiva: intelectual y afectiva, sencilla y elegante. Espero y rezo para que sea beatificado pronto.

Viendo el pasado desde el presente y adornando nuestra verdadera percepción con mucho amor, digo que todos mis maestros y profesores nos enseñaron lecciones hermosas y fructíferas. Hace algunas semanas, vi un video de una conferencia de Francisco Mora titulada "El maestro es la joya de la corona de un país" (El maestro es la alegría de la corona de un país). De hecho, como dice el Dr. Mora, el maestro siempre es necesario. Él o ella no puede ser reemplazado por una máquina: la máquina (internet, el teléfono móvil, la tableta) no transmite la humanidad, las emociones, y no puede decir "gracias". vida. A ellos, un millón de gracias. 

(FGB, publicado por O Clarim: 25 de enero de 2019)