Previous Next

Renovación de la Profesión Religiosa en Macao

Ratio: 0 / 5

Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado
 

El pasado 8 de Septiembre renovaron sus votos religiosos: fr. Abraham Nin Ki Gai, OP; fr. Stephen Saw Lej Kapaw Htoo, OP; fr. Marko Thoe Reh, OP; Francis Bu Ling, OP; fr. John Bosco, OP; fr. Richard Htoo, OP; Gabriel R. Kyaw Ko Ko, OP;and  fr. Justin Saw Kaung Hbrown Myint, OP. La celebración fue presidida por Fr. Bonifacio Solís García, OP, Prior Provincial de la Provincia Nuestra Señora del Rosario, en la Capilla del Convento de Santo Domingo de Macao.

Compartimos con ustedes la homilía en esta celebración:

La renovación o profesión religiosa es una oportunidad para reevaluar nuestro compromiso religioso. Si bien es cierto que la primera profesión religiosa tuvo un tiempo canónico de validez, la actitud interna de cada candidato debe ir más allá de la tenencia canónica de los años de profesión y desear que tal consagración y compromiso va más allá del tiempo canónico.

Sin embargo, esta ceremonia eclesial de renovación es una recreación de ese primer compromiso en el que pronunciaron libremente su plena determinación de ser obedientehasta la muerte en presencia de Dios y de la Iglesia. Fue y es, a través del ministerio de la Iglesia, que fuiste y estarás consagrado para ser total y exclusivamente suyo.

Como miembros del Cuerpo místico de Cristo y como miembros de la Orden, la profesión se lleva a cabo en medio de la comunidad a la que se pertenece, en la que desean estar, y junto con los hermanos, dedicarse al servicio de la predicación. Por lo tanto, recuerden hermanos que Jesús no comió para ser servido, sino para servir. Él se involucró totalmente en todos los aspectos de la vida comunitaria. Desafortunadamente, es cada vez más difícil servir cuando no buscamos el bien de los demás sino nuestro propio bien, porque en este caso nuestra vida no se caracteriza por el amor a la benevolencia, sino por el amor a la amistad o, lo que es peor, por un amor centrado en nosotros mismos. Nuestra profesión religiosa no excluye una celebración individual, pero tal celebración no tiene sentido sin la dimensión eclesial, ambas celebraciones no deberían estar en contradicción. Conoces tu historia, cultura, y personalidad, dejen que la diversidad sea el principio de unidad y una herramienta positiva para trabajar por la causa del Reino. Hemos sido llamados para ser enviados.

Los tres pilares de la vida religiosa siguen siendo desafíos personales y comunitarios:

Oración.No importa qué tan bueno y perfecto sea su participación personal en la oración personal y comunitaria, no deben sentirse satisfechos, deben tener un deseo constante de aumentar en la unión mística con Dios, de quien el verdadero amor deriva, aumenta e intensifica. Sean, por lo tanto, fervientes en la oración deseando una unión más profunda y perfecta con el que es la fuente de la vida, el amor y la santificación. El que nos creó sin nuestro consentimiento no nos salvará si no respondemos generosamente en amor al amor infinito que tiene por nosotros. Sean, por lo tanto, ferviente en la oración personal y comunitaria, ya sea que se sientan o no recompensados. Las emociones no se deben equiparar con la calidad de tu oración.Por otro lado, nuestra oración debe caracterizarse por su dimensión eclesial más que por su propósito individual.

Estudiar.Un dominico debería estudiar constantemente e intensivamente. Tienen tiempo para hacerlo y sus experiencias e historias en cuanto a cuán fielmente se han dedicado a la tarea de estudiar en los últimos años. Su renovación debe convertirse en una oportunidad de oro para re-pensar y reconsiderar aún más si han sido fiel y generoso con este importante aspecto de nuestra vida dominicana. El estudio de la teología es inseparable de la celebración y el intercambio en comunidad de nuestra reflexión sobre la Verdad. Resuelva, por lo tanto, hacerlo mejor, sin importar cuán convencido esté de que lo haya hecho bien. Siempre es posible hacerlo mejor. El desarrollo de la reflexión teológica y espiritual sobre la contemplación de la verdad, objeto de nuestro estudio, se centra en el carácter trinitario, cristológico, eclesiológico y escatológico de la Palabra revelada.

Predicación.Como dominicos y como miembros de la Provincia de Nuestra Señora del Rosario, asumimos la gran responsabilidad de ser testigos y predicadores del Evangelio. Si bien es cierto que no podemos hacer todo lo que se tiene que hacer, hemos asumido la gran responsabilidad de ser instrumentos en las manos del Señor para que el mensaje de salvación llegue a todos sus seres queridos, y de su amor ninguno está excluido. Debido a que existe una tendencia moderna a redescubrir las huellas esenciales y auténticas del Evangelio y del carisma específico, deseamos revivir el espíritu fundamental y deseamos ser fieles al carisma original de la provincia, que debe convertirse en una oportunidad energizante y revitalizante para todas. Incluso hoy debemos ofrecer la naturaleza misionera de nuestro carisma (véase ACP2017. 69-71). La Orden nos ha desafiado a re-evaluar y analizar la singularidad de nuestro carisma. No podemos ser lo que fueron nuestros antepasados ​​cuando se estableció la Provincia, pero su visión de la predicación y la misión sigue siendo válida hoy ya que la mayoría de la población mundial no acepta el Evangelio.

Debemos ser lo que fueron nuestros antepasados ​​ya que el fin esencial no ha cambiado, no obstante, para predicar el Evangelio se requiere que consideremos los tiempos históricos, las culturas y las circunstancias en las cuales tenemos que predicar las Buenas Nuevas. Esto incluye un enfoque profético para poder leer e interpretar los signos de los tiempos, y, en consecuencia, para tener la capacidad de adaptar y cambiar las estructuras, para convertirse en hombres de nuestro tiempo, fieles, alegres y creativos, a favor un diálogo con otras religiones que se convierte en una fuente de enriquecimiento y transformación mutuos. Lo que justifica y le da identidad y significado a nuestra vida consagrada es la respuesta profunda y coherente a la invitación de Cristo a ser uno en su misión, abandonando todo y siguiéndolo radicalmente su vida y misión.