FIESTA DE SANTO DOMINGO Y SEGUNDO CONGRESO NACIONAL DEL MOVIMIENTO JUVENIL DOMINICANO EN TIMOR ORIENTAL.

Ratio: 0 / 5

Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado
 

Por Fr. Rubén Martínez Ortega, OP

CongresoNacionalMJDTimor

Los jóvenes procedentes de los distintos grupos del movimiento juvenil dominicano en Timor Oriental se reunieron en Holarua (Same) para celebrar su II Congreso Nacional del Movimiento Juvenil Dominicanodesde el día 5 de agosto. Un total de, 5 grupos Jóvenes, sumaban al menos 120 de casi todos los lugares donde está presente la Orden en Timor. Todos usaron distintos medios de transporte, desde camiones hasta motos para poder encontrarnos en la casa de las hermanas Dominicas de Santa Catalina en Holarua

Las hermanas y el grupo de jóvenes de Holarua nos recibieron de tal manera que nos hicieron sentir en casa. Para la mayoría de estos jóvenes el viaje puede durar hasta 5 horas por las carreteras montañosas, y dependiendo del sitio dónde cada uno procede, el camino es muy soleado, lluviosos, o caluroso, etc. Sin embargo, esto  no quito la alegría que tenían los jóvenes por encontrarse con sus hermanos. Algunos de ellos eran ya conocidos por encuentros en años anteriores. 

El encuentro comenzó el domingo día 5 después de la cena. Iniciamos las actividades con la división de los jóvenes en 10 grupos para integrarlos con otros jóvenes y así pudieran conocerse mejor. La emoción ya se podía ver en sus caras. Con su forma de expresarse y contar anécdotas de sus vidas, nos contagiábamos con esa alegría que caracteriza a los jóvenes. Después de un largo día, aunque no parecían cansados, era necesario descansar para comenzar un nuevo día.

El lunes día 6, en horas de la mañana, los jóvenes tuvieron una ponencia sobre Las Características De La Predicación de Jesús,seguido de una reflexión en grupos sobre Lo que más les gustaba de Jesús. Casi todos se centraron en la misericordia y el perdón. Fue interesante escucharse hablar unos a otros sobre Jesús y profundizar en sus sentimientos. La actividad acabó con una retroalimentación de los grupos. Lo más impactante de esta actividad fue el cómo todos expresaban sus sentimientos por el amor a Jesús.

Por la tarde los grupos salieron a distintos pueblos para visitar a las comunidades cristianas. Algunos tuvieron que caminar hasta 2 horas para poder llegar a sus destinos de predicación, y aunque ese día hacía calor, nadie se quejó del clima. Uno de los grupos fue al hospital comarcaly compartieron con los enfermos una oración y las lágrimas al sentirse ambos bendecidos por tal encuentro. Estas experiencias, el predicar la Palabra de Dios a otros jóvenes, hizo que todos volvieron con más alegría de la que tenían en horas de la mañana. Fue una tarde que los jóvenes llevarán gravada en sus corazones para siempre.

Algunos de los jóvenes que no habían podido venir el domingo se unieron al grupo en horas de la tarde. Ese mismo día, en horas de la noche, vimos un video sobre la vida de Santo Domingo y los grupos se volvieron a reunir para compartir lo que más les gustaba de la vida de la vida de Domingo de Guzmán. Los que tienen más tiempo en los grupos juveniles y le conocen mejor alentaron a los más nuevos a conocer y amar a Santo Domingo, y a seguir sus pasos en el movimiento juvenil dominicano. Casi todos se centraron en los pilares de la vida dominicana: la oración, el estudio, la vida común y la predicación.

JovenesMJDTimor

El “Encuentro Nacional Del Movimiento Juvenil Dominicano”fue el día martes 7 de agosto. Este día todos los grupos expusieron sus experiencias y actividades realizadas en sus localidades desde el primer encuentro nacional realizado hace un año. El encuentro de la mañana acabó con la presentación de unos pequeños estatutos que habían sido preparados para discutir en los grupos y dar sus aportaciones para ser mejorados. 

Los grupos tuvieron tiempo también para contestar a varias preguntas sobre la realidad de los jóvenes en Timor, sus anhelos, sus problemas, en horas de la tarde.  Este tiempo nos permitió ver lo que la juventud dominicana puede aportar a los jóvenes timorenses, a la sociedad y a la iglesia. Todo esto en contexto con el sínodo sobre los jóvenes que será en octubre. Con esto dimos por concluido el encuentro nacional. ¡Pero ahí no acabo todo, faltaba lo principal, la fiesta de Santo Domingo!

Los hermanos y hermanas que no habían venido a participar en el encuentro de los jóvenes se unieron este día en la cena. Podemos decir que ahora sí, ¡La familia está al completo!La fiesta comenzó con las primeras vísperas. Hicimos una procesión con el Santísimo y la imagen de Santo Domingo desde la casa de las hermanas Dominicas de Santa Catalina a una capilla cercana. Fue una procesión sencilla pero llena de sentido. Con esta procesión queríamos expresar como Santo Domingo siguió a Jesús, y como nosotros seguimos a Santo Domingo por ser seguidor de Jesús.

Al llegar a la capilla tuvimos una oración. Cada grupo de jóvenes hizo una oración delante del Santísimo sobre una de las características de Santo Domingo pidiendo al Señor la fuerza para seguirle así como él lo hizo.

Una vez acabadas las vísperas era el momento de dar rienda suelta al talento de cada grupo: Los grupos presentaron obras de teatro, cantos, danzas. Algunos de ellos nos hicieron reír, otros gritar de alegría, y otros, nos hicieron bailar. Y al final de los actos todos juntos bailamos agarrados de las manos, siguiendo la tradición de esta tierra. Finalizamos el día a la 1 de la madrugada.

Comenzamos el miércoles día 8 con los laudes. Hicimos memoria de lo vivido durante los últimos 3 días allí. Una memoria que es como una contemplación de la presencia de Dios en todos los momentos en los que habíamos participado y que no podíamos olvidar. 

grupoReligiososcongresoMJDTimor

La eucaristía estaba estipulada para las 9:00 am, pero debido a las torrenciales lluvias comenzamos unos minutos más tarde. Fue una misa sencilla, recordamos a Santo Domingo y cualidades que lo caracterizaban: la unión a Cristo, el amor a la palabra de Dios y a la pobreza, la comunión eclesial y fraterna, el servicio desde la humildad, la formación y la predicación. El coro de los jóvenes de la capilla engalanó la gran solemnidad. 

Terminamos la celebración de Santo Domingo con un ágape fraterno. La comunidad parroquial junto al aporte de todos los feligreses dieron un banquete propio de estas tierras en las grandes celebraciones. 

Nos despedimos con la alegría y esperanza de vernos el año siguiente. Llegaron todos sanos y salvos a sus destinos.

Agradecemos de corazón a las hermanas dominicas de Santa Catalina de Sena, a los jóvenes de Holarua y a la comunidad parroquial de Same. ¡Gracias, gracias y gracias!

despedidajovenesMJDTimor

 

JovenesMJDTimor1

 

grupojovenesMJDTimor2

grupojovenesMJDTimor3

grupojovenesMJDTimor4

grupojovenesMJDTimor5

grupojovenesMJDTimor6